Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Simbolo luto

Asesinados dos sacerdotes en Roldanillo - Valle

Los Sacerdotes Bernardo Echeverry y Héctor Fabio Cabrera Morales fueron asesinados el pasado fin de semana. El P. Héctor Fabio era estudiante de Licenciatura en Filosofía y Ciencias Religiosas de la Católica del Norte.
La Fundación Universitaria Católica del Norte lamentó profundamente la muerte violenta de estos dos Sacerdotes sucedida el pasado fin de semana en momentos en que, según las autoridades, pretendían robarles el producto de la ofrenda en su parroquia.
Precisamente, el P. Héctor Fabio Cabrera Morales, adelantaba sus estudios de Licenciatura en Filosofía y Ciencias Religiosas con la Católica del Norte y recibiría su grado al finalizar el año.

Al ofrecer nuestra voz institucional de condolencia en la muerte de sus hijos Héctor Fabio y Bernardo, estamos elevando nuestra gratitud al Señor por sus vidas tan fructíferas en el servicio ministerial de su sacerdocio. Él ya los ha acogido en su paternal Misterio Pascual. Quiera el Señor, que es el Camino, la Verdad y la Vida, ser el feliz punto de llegada para gozar de su presencia en toda su plenitud”, Expresó el P. Francisco Luis Ángel Franco, Rector de la Católica del Norte  en un mensaje enviado a sus familias, ayer, día de sus funerales.

Por su parte, el máximo jerarca de la Iglesia Católica en Valle del Cauca, Monseñor Darío de Jesús Monsalve, Arzobispo de Cali, instó a las autoridades judiciales a hacer una investigación rigurosa que permita esclarecer el doble asesinato, "si es que logran hacerlo porque la mayoría de los casos quedan todos en la bruma de los anuncios de investigaciones exhaustivas".

"Estamos absolutamente consternados y con el alma partida porque este asesinato no es solamente un crimen que viola toda consideración humana y toda ley divina, sino que es un sacrilegio gravísimo y un golpe al alma de la gente creyente y católica", aseguró monseñor Monsalve.

El religioso recordó que los padres Echeverry y Cabrera ejercían su ministerio en la Parroquia de San Sebastián, la principal de Roldanillo. "Como Arzobispo de Cali y Metropolitano del Valle invito a los fieles a reunirse esta noche... en todas las iglesias del Valle para ofrecer el rosario y un rato de oración" en memoria de los dos sacerdotes asesinados.

El doble homicidio, agregó monseñor Monsalve, "sigue demostrando el valor ínfimo, casi ninguno, que se le da a la vida humana en nuestra sociedad... Ese momento de oración (de la noche del sábado) me parece que es el momento para que los fieles desahoguemos y expresemos ante Dios este sentimiento de impotencia que Colombia está viviendo ante esta oleada de crímenes".

Contexto:

El Padre Bernardo Echeverry, oriundo de Medellín, el pasado 5 de septiembre había cumplido 69 años de edad. Llevaba 43 años de ser ordenado sacerdote y estaba esperando su jubilación, la cual había dicho iba a disfrutar en Roldanillo, explicó Beatriz Echeverry, una de sus ocho hermanos.

Otras personas, que también conocieron al Padre Bernardo, coincidieron en decir que “le gustaba trabajar en la construcción de templos, capillas y centros de culto. Su último proyecto de construcción era la capilla de la Medalla Milagrosa, la cual se construye a ritmo acelerado en el norte del municipio de Roldanillo. Todos los fines de semana iba a ayudar a vender los sancochos que la comunidad ofrecía para recoger fondos”.

El año pasado, el Párroco de San Sebastián llamó la atención de muchas personas por su campaña para que los fieles no masticaran chicles en el templo, al poner a la entrada de la iglesia una roca con la idea de que la gente que entraba masticando chicle a las misas, los dejaran pegados ahí. Desde entonces, no se volvió a ver fieles masticando chicle en las eucaristías.

El padre Héctor Fabio Cabrera, por su parte, natal de Zarzal, 27 años cumplidos el 26 de noviembre pasado, llevaba solo un año y medio de ser ordenado sacerdote por la diócesis de Cartago y era estudiante de la Licenciatura en Filosofía y Ciencias Religiosas de la Fundación Universitaria Católica del Norte.
Dentro de las investigaciones por el doble crimen, las autoridades informaron que el padre Héctor Fabio fue la persona que llamó herido a la Policía del municipio de Roldanillo para dar aviso del hecho, pero cuando los agentes llegaron a la casa cural ya era demasiado tarde: encontraron a los dos sacerdotes sin vida.

Fuente: www.elcolombiano.com
www.elpais.com.co

Recomendando & Ganando