Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Grupo de personas mayores juegan con niños en situación de discapacidad.

El proyecto Aulas de Apoyo regresa a la Católica del Norte

Después de año y medio —y después de haberlo desarrollado durante 5 años consecutivos— el Proyecto AULAS DE APOYO regresa a la Católica del Norte.

Durante 5 años consecutivos, la Católica del Norte operó con mucho éxito el proyecto Aulas de Apoyo. Hace año y medio venía en manos de otra institución, pero frente a la experiencia de la Católica del Norte, el proyecto regresa a casa.

Sandra Lavive Suárez Urquijo (SLS) es coordinadora del Centro de Estudios en Inclusión de la Católica del Norte y, en diálogo sostenido con ella, le contó a Comunicaciones Institucionales (C.I.) los pormenores de esta buena noticia.

(C.I.) Sandra, entremos un poco en contexto frente a este feliz regreso del proyecto Aulas de Apoyo a la Institución.
(SLS) «Fuimos invitados por la Gobernación de Antioquia a presentar la propuesta exclusiva para ser los operadores del servicio de apoyo pedagógico para los estudiantes con discapacidad de 117 municipios no certificados de Antioquia. Esta invitación obedece a que la Gobernación de Antioquia reconoce en la Católica del Norte la mejor Institución para operar contratos que tienen que ver con inclusión de personas con discapacidad, por nuestra experiencia, porque ya fuimos operadores de ese proceso hace un año y medio y lo tuvimos por 5 años consecutivos, con muy buenos resultados, con muy buenos procesos, entonces por todo ese recorrido, ellos nos hicieron esa invitación, repito, exclusiva, para presentar propuesta nuevamente para el contrato de Aulas de Apoyo – servicio de apoyo pedagógico.»

(C.I.) ¿En qué consiste precisamente ese proyecto y en esta ocasión en qué se diferenciará de la experiencia anterior, o es la continuación de lo que se hizo 5 años atrás?

(SLS) «El contrato consiste en contratar y enviar a instituciones educativas a profesionales en atención a niños con discapacidad y en capacitarlos a ellos y a los demás agentes educativos, en todo lo que tiene que ver con la educación inclusiva, es decir, cómo recibimos a los niños con discapacidad en las instituciones, cómo los atendemos uno a uno de acuerdo a sus necesidades, cómo las familias apoyan a estos niños para que aprendan efectivamente lo que la institución educativa les enseña y cómo toda la comunidad educativa acepta en igualdad de condiciones a los niños con discapacidad en las IE. En conclusión, nosotros somos los encargados de enviar a esas instituciones profesionales idóneos para que fortalezcan la cultura de la inclusión con calidad y equidad para los estudiantes con discapacidad.»

(C.I.) Siendo la Católica del Norte la que va a desarrollar o ejecutar este proyecto, ¿significa que la Institución tiene en su haber un gran camino recorrido de experiencia y conecta justamente con los criterios en inclusión que siempre ha aplicado y con los que ahora advierte el Ministerio de Educación Nacional?

(SLS) «Es importante destacar el interés de la Católica del Norte, como tú lo dices, por consolidar los lineamientos de educación inclusiva en articulación con los planteamientos nacionales sobre educación inclusiva, es decir, ya nosotros llevamos muchísimo tiempo haciendo educación inclusiva y hace unos pocos años el MEN dice: “estos son los lineamientos”; ¿qué quiere decir eso? Que Católica del Norte llevaba mucho tiempo atrás haciendo unas prácticas de inclusión y que el Ministerio corrobora de alguna forma lo que ya veníamos haciendo. Qué hicimos en buena hora: obtuvimos el decreto de aprobación por parte del Consejo académico donde se indica que la Católica del Norte es una Institución inclusiva y que además tiene en sus pilares fundamentales como la docencia, la investigación y la extensión, los componentes de educación inclusiva, entonces, perfectamente, podemos decir que tenemos la experiencia, pero que además la hacemos práctica y la hacemos vida en nuestros procesos institucionales; somos un Institución incluyente al interior y al exterior lo cual nos permite tener contratos como el servicio de apoyo pedagógico Aulas de Apoyo nuevamente con Católica del Norte.»

(C.I.) Población que va a recibir los beneficios de este proyecto

(SLS) «Tenemos alrededor de unos 7000 niños reportados en el SIMAT que presentan algún tipo o condición de discapacidad y están en las Instituciones Educativas. Sumado a esa cantidad, hay otros muchos que aún no están identificados, pero que la labor de nuestros profesionales de apoyo es precisamente esa: ir a identificar qué necesidad tienen eso chiquitos e incluirlos en el SIMAT como población vulnerable. Básicamente, el primer púbico objeto son los niños, niñas, adolescentes y jóvenes que presentan discapacidad o vulnerabilidad y están en las instituciones, pero un segundo público objeto es toda la comunidad educativa: docentes de grado, docentes de apoyo, psico-orientadores, directivos docentes, familias y la comunidad del contexto donde está la Institución, porque la idea es impactarlos a todos. Los beneficiarios son muy amplios, aunque hablamos de 7 mil beneficiarios directos, tenemos toda una comunidad detrás de ese proceso.»

Volver Atrás
Recomendando & Ganando