Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

en la imagen se ven varios estudiantes reunidos estudiando

La permanencia, un compromiso de la Católica del Norte

Un ejercicio de ajuste de la información registrada ante el Spadies del Ministerio de Educación Nacional permitió mostrar el estado real de la retención institucional.

Año a año, miles de jóvenes y adultos acceden a la educación superior en Colombia. Su sólo ingreso puede ser determinante en el futuro y, de llegar a terminar sus estudios, la inversión de tiempo y dinero podría convertirse en una ventana para la superación de la pobreza.

En Colombia, según datos del Sistema para la Prevención de la Deserción de la Educación Superior (Spadies) del Ministerio de Educación Nacional, a marzo de 2013 la tasa de deserción de era del 51,4 por ciento; es decir, más la mitad de los estudiantes que ingresaban a la educación superior había abandonado sus estudios. 

Para enfrentar este mal, la Fundación Universitaria Católica del Norte ha implementado una serie de estrategias para acompañar a los estudiantes durante su paso por la institución, pero también ha mejorado los reportes de permanencia enviados al Spadies.

Las cifras son contundentes: mientras que en marzo de 2012 el Sistema registraba una tasa de deserción del 61,1 por ciento, un año después es del 47,8 por ciento.

El secreto detrás de esa reducción de la cifra de fue un análisis uno a uno de los datos por parte de las direcciones de Planeación y Calidad, Pastoral y Bienestar, y Admisiones y Registro con el propósito de buscar inconsistencias.

Según Carlos Mario Carvajal Aguirre, profesional en Aseguramiento de la Calidad de la Información de la institución, se pudo establecer entonces que algunos de los estudiantes que aparecieron como desertores eran errores de digitación o similares que el Spadies entendía como abandono de las clases.

Tras la respectiva corrección de los datos, en diciembre de 2012 se pudo obtener una tasa del 56,6 por ciento, y a marzo de este año la cifra llegó al 47,8 por ciento.

Con ese dato la institución se encuentra por debajo de los promedios nacional y departamental que se encuentran en el 51,4 y 50,6 por ciento, respectivamente.

“Este descenso no ha sido gratuito” dice Carvajal Aguirre, puesto que “ha sido un trabajo concienzudo en el cual la institución prendió las alarmas para ver qué pasaba”.

De acuerdo con él “si hay una alta permanencia no se debe a la organización de los datos sino que también existen unas estrategias acompañadas que han dado pie a esa permanencia; pero si esas estrategias no cuentan con un reporte consistente, no sirven”.

Para Carlos Mario Carvajal, con una reducción del 13 por ciento en la tasa de deserción en diez meses, la Católica del Norte podría pasar de ser una institución con datos imprecisos a ser una que se convierta en referencia para el Ministerio de Educación en el manejo de la información y ejemplo de autoevaluación y gestión de indicadores.

Recomendando & Ganando